Donación de Víctor Ochoa a la Fundación Esperanza y Alegría

El escultor español Víctor Ochoa ha hecho entrega a la Fundación Esperanza y Alegría de una de las obras que forman parte de su exposición “Viaje a la India”. La obra se enmarca dentro de un cuaderno de viaje con anotaciones del propio autor, en las que se ha impregnado de la cultura y la humanidad de la India, al tiempo que nos descubre un país fascinante.

Para Ochoa este no ha sido un viaje más, sino que supone la mirada del autor hacia un país en donde se entremezclan “un maremagnum de gente, rickshaws, motos, animales, cacharros, que desbordan el mercado Chandni  Chowk”. Ochoa se deja llevar por sus calles y se queda impresionado al ver a mujeres humildes con preciosos saris encargándose de las labores de la casa y sobre las que recae todo el peso familiar.

La obra de Víctor Ochoa donada para la Fundación Esperanza y Alegría es un dibujo enmarcado del Taj Mahal, uno de los edificios más emblemáticos de la India, en tinta azul y aguada sobre papel (40 x 72 cm).

ACTUALIZACIÓN: La obra ya ha sido adquirida por un valor de 2.000 euros que irá destinado a financiar los proyectos que tiene la Fundación en la India.

 

Taj Mahal, 2018. Cuaderno de viaje

Tinta azul y aguada sobre papel. 40 x 72 cm.

Donación especial a la Fundación Esperanza y Alegría. Madrid, 2018

 

Biografía de Víctor Ochoa

Nace el 11 de enero en Madrid, España. Muy pronto se marcha a Bilbao en donde pasa su infancia y juventud.

En 1970 se especializa en Arquitectura. Además, se inscribe en el Círculo de Bellas Artes en donde obtiene la titulación en artes y anatomía en la escuela médica. Durante este tiempo reside en el Colegio Mayor de Jorge Juan e Hispanoamericano, en donde gana premios en arte, dibujo y escritura.

En 1980 obtiene el Grado en Arquitectura (ETSAM), con especialidad en urbanismo. Trabaja en un estudio familiar en donde consigue una beca para ir a las Islas Galápagos. Parte hacia Barcelona y durante el camino hace paradas en Jamaica y Venezuela, en donde se instala.

En 1981 colabora con la Misión jesuita en los Llanos de Apure durante meses, después de comenzar su viaje por los territorios indígenas del Amazonas. La debilidad y las enfermedades le obligan a volver a la civilización y pierde la mayoría de sus notas y bocetos. Después de pasar algún tiempo en Madrid, viaja a París, Londres y finalmente aterriza en Nueva York donde escribe y hace bocetos diarios desde el tejado de las Torres Gemelas o a bordo de un ferry.

En 1982 llega a Barcelona y se inscribe en la Facultad de Bellas Artes de Sant Jordi donde descubre la arcilla y la escultura, y tres meses más tarde recibe su primer encargo: un busto de bronce. Después, se convirte en escultor.