Centro de Educación Especial Annal Hope & Joy para menores con discapacidad

Karattuputhur

La Fundación viene apoyando esta escuela desde 2010 construyendo y ampliando el recinto, mejorando sus instalaciones y financiando el coste de mantenimiento anual por usuario/a.

11. Karattuputhur

Objetivos

Mejorar la calidad de vida, desarrollar las habilidades y la educación de menores con discapacidad pertenecientes a clases desfavorecidas de Karattupudur y sus alrededores.

Localización

La Escuela de Educación Especial Annal Hope & Joy se encuentra en el pueblo de Karattupudur, en el distrito de Thiruppur, en el estado indio de Tamil Nadú en el extremo sudeste del país.

RESULTADOS

  • Se he llevado a cabo la construcción de la escuela, su ampliación y la mejora de sus instalaciones.
  • 100 niños y niñas mejoran su calidad de vida, sus habilidades y su educación para conseguir autonomía y autosuficiencia.

BENEFICIARIOS

  • Directos: 100 niños y niñas con diversas discapacidades procedentes de familias con escasos recursos.
  • Indirectos: Familiares de estos/as menores- unas 400 personas – y su comunidad.

En un país como India, donde se estima que un 2,1% de su población sufre algún tipo de discapacidad, las personas con este problema sufren una doble discriminación: por su discapacidad y por pertenecer a una casta inferior. Esto hace que estas personas vivan marginadas y privadas de sus derechos fundamentales puesto que, en una economía de subsistencia- en la que vive gran parte de la población india-, el respeto a la persona viene dado por su capacidad de contribuir a la economía familiar.
En este contexto, las hermanas de la Congregación de Sta. Ana de Tiruchirapalli, abrieron un centro para la atención de menores con discapacidad en Karattupudur, una comunidad rural gravemente afectada por el tsunami de 2004 y en donde estos/as menores no contaban con ningún centro para recibir atención médica o para ir a la escuela.

La Escuela de Educación Especial Annal Hope and Joy, que actúa como centro de día y orfanato para algunos/as de estos/as menores, desarrolla actividades de formación y terapia a 100 alumnos y alumnas, sin distinción de casta, credo, etnia o religión, con el fin de mejorar su calidad de vida y desarrollar sus habilidades para conseguir la mayor autonomía que sus discapacidades les permitan.
La escuela proporciona formación básica, reglada y no reglada además de diversos programas terapéuticos, fisioterapia y actividades recreativas. Las actividades se adaptan a las necesidades de cada menor. Para el desarrollo de estas actividades, además del personal docente, existe un programa de terapia llevado a cabo por fisioterapeutas, psicólogos/as y logopedas.

Asimismo se desarrollan actividades para potenciar los talentos propios de los/as alumnos/as y favorecer su socialización. Entre estas actividades se encuentra la práctica de deporte, danza, música o teatro así como el desarrollo de juegos, la celebración de eventos o festividades, o la asistencia a exposiciones, lugares religiosos o programas culturales.

La Fundación viene apoyando esta escuela desde 2010 construyendo y ampliando el recinto, mejorando sus instalaciones y financiando el coste de mantenimiento anual por usuario/a.

SÚMATE Y HAZTE SOCIO
HAZ UNA DONACIÓN
HAZTE VOLUNTARIO